Escrito por el

Los mayores de 65 años no pagarán por las plusvalías en Bolsa, pisos y demás activos

Los contribuyentes mayores de 65 años no tributarán por las plusvalías obtenidas por ventas de cualquier tipo de activo, sean inmuebles, acciones o similares, siempre que dicha renta sea utilizada para asegurar un complemento a la pensión, según recoge Efe.


El secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, ha anunciado durante el encuentro informativo El Ágora de El Economista, que el proyecto de Ley de reforma fiscal que aprobará el Consejo de Ministros este viernes incorporará una nueva figura de exención dirigida a los pensionistas y asegurarles una renta vitalicia.
Se trata de una figura de no tributación de las plusvalías por la venta de activos que al materializarse aseguren la renta vitalicia de una persona mayor de 65 años con el fin de que esta renta sirva de “complemento al sistema público de pensiones”.
En la legislación actual ya se permite la exención de las plusvalías para mayores de 65 años, pero solo en el caso de venta de vivienda habitual. Ahora se extiende a todo el patrimonio (otras viviendas, acciones…), siempre que esté vinculado a la constitución de una renta vitalicia ( una renta mensual de por vida). “Es una medida para estimular el ahorro ligado a las pensiones”, explican fuentes de Hacienda.
Ferre ha dicho que es una exención “oportuna” no exigir un impuesto por los beneficios de estas ventas.
Planes de pensiones
Asimismo, también ha avanzado que el proyecto de Ley incorporará otra novedad que es la rebaja de la exigencia del tiempo de permanencia de los planes de pensiones para disfrutar de la exención de 10 a 5 años, ya que el Ejecutivo ha comprobado que dichos planes están creciendo y “merece la pena seguir potenciándolos”.
“Se da un paso más en el fomento del ahorro”, ha dicho tras añadir que el tratamiento fiscal es beneficioso en un plazo razonable de 5 años.
Sobre la elevación del umbral exento de tributación para indemnizaciones por despido de hasta 180.000 euros, Ferre ha asegurado que el Ejecutivo ha tomado esta decisión porque la recaudación mes a mes se está comportando de forma positiva y el Gobierno ve que el saldo neto del beneficio que conllevará la reforma fiscal será el comprometido en el programa de Estabilidad enviado a Bruselas.
Ha añadido que tras el período de información pública, el Gobierno ha escuchado las consideraciones de los agentes sociales “sobre todo de los sindicatos”.
En cuanto al incentivo a la actividad de investigación y desarrollo, Ferre ha recordado que el proyecto de Ley de este viernes incluirá como novedad la elevación de la monetización de las deducciones de 3 a 5 millones de euros, con el compromiso de que las empresas puedan “seguir gastando en investigación”.
Asimismo, se ha supresión del impuesto patrimonial y de sucesiones y el secretario de Estado ha indicado que “no es el momento ni político ni económico para abordar esta modificación”, ya que se trata de impuestos cedidos. “No procede la alteración (de este gravamen) porque está vinculado con el sistema de financiación autonómico”, ha dicho.
Ferre también ha destacado los nuevos incentivos fiscales del fondo de reserva de capitalización de las empresas que decidan ahorrar y no distribuir beneficios. El secretario de Estado de Hacienda ha calificado la reforma fiscal de muy ambiciosa y ha dicho que pivotará sobre una realidad económica diferente.
“Ahora es el momento idóneo para llevarla a cabo”, ha aseverado al tiempo que ha recordado que el ahorro fiscal que generará tendrá un impacto sobre el crecimiento adicional del PIB del 0,55%. “Es un elemento dinamizador de la recuperación que se está produciendo ya y trata de animar su ritmo”, ha indicado Ferre, que además ha destacado los datos “históricos” de bajada del desempleo en un trimestre.“Esto quiere decir que la situación está claramente cambiando”, ha reseñado.
Reforma fiscal
La reforma fiscal que aprobará el Gobierno el viernes 1 de agosto prevé que partir de 2015 se elimine la distinción en función de la antigüedad de las plusvalías, de modo que el gravamen será el mismo con independencia de si la plusvalía se obtuvo con la compra venta en Bolsa en un solo día o con la venta de una vivienda comprada hace décadas. Así, se prevé que las ganancia tributn al 20% si la cuantía es de hasta 6.000 euros, con el objetivo de que el tipo definitivo sea el 19% en 2016.
Por otro lado, desaparecen los coeficientes de abatimiento, que beneficiaban a la tributación de los activos adquiridos con anterioridad al 31 de diciembre de 1994 y que permitía rebajar la parte que debía tributar para la ganancia acumulada hasta el 20 de enero. La medida encarecerá la factura fiscal a partir de 2015 para los contribuyentes que vendan pisos, especialmente si fueron adquiridos antes de 1994. Cinco Díasha elaborado un simulador para calcular la diferencia fiscal entre vender una vivienda hoy y hacerlo a partir de enero de 2015

Fuente: Cinco días